Internacionales

Beirut sigue contando a sus muertos entre rabia, caos y escombros

Gill Ramirez
Genting Singapore reports its worst quarterly performance since 2010 amid coronavirus disruptions

Hasta 300 mil personas se han quedado sin vivienda, según él. Se decretó el estado de emergencia por dos semanas

Miles de personas siguen desaparecidas tras las explosiones que causaron un total de 137 fallecidos hasta el momento y cinco mil heridos en Beirut, en Líbano.

Mientras tanto, las autoridades recibirán en medio de la catástrofe al presidente francés Emmanuel Macron, el primer jefe de Estado que visita el país desde las explosiones del martes. Le espera una situación “apocalíptica”.

Varios países, entre ellos Francia, ya han enviado socorristas y material para hacer frente a la emergencia después de la doble explosión accidental -según las autoridades- que destrozó el puerto y parte de la capital.

“La situación es apocalíptica, Beirut nunca ha vivido esto en su historia”, afirmó el gobernador de la ciudad, Marwan Abboud, quien se echó a llorar frente a las cámaras el martes al ver el puerto devastado.

Hasta 300 mil personas se han quedado sin vivienda, según él. Se decretó el estado de emergencia por dos semanas.

Cabe recordar que la explosión fue dada por 2.750 toneladas de nitrato de amonio desde hace seis años, sin ninguna medida de precausión, según las autoridades.

Los libaneses están conmocionados y muy enfadados después de esta catástrofe de más. “¡Márchense todos! (…) Son corruptos, negligentes, destructivos, inmorales. Son cobardes. Su cobardía y negligencia fue lo que mató a la gente”, afirmó un conocido periodista libanés, Marcel Ghanem, cuyo programa de televisión goza de gran audiencia. La etiqueta “Cuélguenlos” circulaba en Twitter

“Incluso con el coronavirus, y todo lo que pasó en el país, siempre mantuve la esperanza. Pero ahora se acabó, ya no tengo esperanza”, dijo Tala Masri, una voluntaria, mientras quitaba cristales rotos de una acera de un barrio cercano al puerto.

En medio del desastre, la población se ha movilizado creando una cadena de solidaridad. En Beirut, cientos de voluntarios salieron con escobas para barrer los escombros. Otros colocaron mesas de plástico en la calle con bebida, bocadillos y tentempiés.

Varias ciudades del país se han ofrecido a acoger a familias que se hayan quedado sin vivienda. El patriarcado católico maronita ha anunciado que abrirá los monasterios y las escuelas religiosas.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/diariolaverdad   y dale click a +Unirme. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y Facebook  y Twitter @laverdadweb