Deportes

Candyman: Sumérgete en su mundo de terror

Venezuela
Así es el blindado que transportaba los 68.000 dólares robados por presuntos policías

Después de conocer la historia, Anthony comienza a obsesionarse con Candyman y es acechado por visiones con el hombre del gancho. Todo esto mientras ocurren una serie de asesinatos en Chicago y el entenderá que hay algo más allá que un simple juego

Candyman el terror psicológico se apodera de las salas con una cinta que puede producir escalofríos con el mundo.

Una de las cintas de terror de este 2021, sin duda, es Candyman. Esta secuela, que es casi una reinvención, de la película estrenada en 1992 es una vorágine de sentimientos y emociones que pueden llegar a crearte un ataque de pánico. Su banda sonora, su dirección artística y la mayoría de su historia es tan inmersiva que te hará respirar profundo.

Anthony McCoy es un pintor que vive con su exitosa novia que es curadora de arte. McCoy no ha tenido la inspiración necesaria para realizar sus nuevas obras, hasta que comienza a escuchar las historias de Cabrini Green, un conjunto de edificios subsidiados que en el pasado fueron lugar de varias tragedias relacionadas con el siniestro personaje de Candyman.

Después de conocer la historia, Anthony comienza a obsesionarse con Candyman y es acechado por visiones con el hombre del gancho. Todo esto mientras ocurren una serie de asesinatos en Chicago y el entenderá que hay algo más allá que un simple juego.

Candyman dirigida por Nia Da Costa (quien estará a cargo de la serie Ms. Marvel de Disney) hace gala de muchos recursos en cámara que te sumergen, pero también el guion que escribió junto a Jordan Peele (Get Out y Us), uno de los nuevos maestros del terror. Lo que logra este tándem es una película que se convierte en experiencia, una que puede llegar a perturbarte si estás en el estado de ánimo correcto para verla.

Candyman y el dominio de la mente En la cinta original siempre se habló del dominio de la mente y en esta nueva entrega de Candyman podemos decir que logran dominarla. Los tiros de cámara que te muestran el mundo al revés, la fotografía con colores fríos y una cantidad de gore que funciona para mantenerte alerta sin esperar tanto los “jumpscares”. Aquí no van al susto fácil. Es una película de terror psicológico que te mantiene en tensión y te hará respirar profundo en muchas ocasiones, pero también tiene un punto bajo.

Luego de dos actos que te mantienen alerta, la resolución de todo el asunto no concuerda con lo que veíamos al principio. En el final pasan cosas que pudieron resolver de otra manera, pero parece que se quedaron sin tinta.

En contraparte esta secuela-reboot supera ampliamente la original en casi todo y se une muy bien al universo del hombre que maneja a las abejas. Yahya Abdul-Mateen II ofrece una gran actuación como McCoy y Teyonah Parris (conocida por el Universo Cinematográfico de Marvel) no desentona. Además, ver a Tony Todd en pantalla con el papel que le dio fama es un agasajo.

El otro punto discutible de la cinta es el tema racial. Jordan Peele es un gran animador del movimiento Black Lives Matter y lo deja muy claro en esta cinta que está bajo su producción. El tema racial puede llegar incluso a cansar, pero hacen que fluya con toda la movida del arte hipster y la banda sonora.

Sin la banda sonora, Candyman de 2021, no tendría el efecto que crea. El sonido parece surgir de ultratumba y retumbar en tu mente.

Candyman es una de las cintas del 2021, te lleva a un mundo donde luchas contra los prejuicios, tus propios demonios y una sociedad que puede destrozarte en un segundo. Puedes llamar al espectro si dices su nombre cinco veces frente al espejo, pero posiblemente no sea una buena idea.

Nota de Prensa

Visita nuestra sección  En el Chisme .

Para mantenerte informado y estar al tanto de todo lo que ocurre en el mundo y en el país, haz clic en el siguiente enlace. Sigue nuestro canal en Telegram  https://t.me/Diario2001Online

Add Comment

Click here to post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *